Search
Close this search box.
Search
Close this search box.
Membrana epirretiniana

Membrana epirretiniana

La membrana epirretiniana es una patología ocular que afecta a la mácula, produciendo cicatrización y arrugas que provocan problemas visuales. Esta enfermedad es más común en personas mayores de 50 años y puede tener varias causas, como el desprendimiento del vítreo, inflamaciones intraoculares y cirugías oculares.

Los síntomas incluyen visión borrosa, distorsionada y disminución de la visión central. La cirugía es una opción de tratamiento para casos severos, mientras que en casos leves se realizan tratamientos conservadores.

¿Qué es la membrana epirretiniana?

La membrana epirretiniana es una patología ocular que se produce en la retina, especialmente en la zona conocida como mácula. Esta patología se caracteriza por la formación de una capa de cicatrización que puede llegar a contraerse y arrugar la mácula.

Definición de membrana epirretiniana

La membrana epirretiniana es una capa fina de tejido cicatrizal que se forma sobre la superficie de la retina, en la zona de la mácula. Esta membrana puede contraerse y provocar distorsión de la imagen observada y disminución de la visión central, afectando la calidad de vida del paciente.

Forma en que afecta a la retina

La membrana epirretiniana afecta a la retina al formar una capa de tejido cicatrizal sobre la superficie de la misma. Esta capa puede provocar la contracción y el arrugamiento de la mácula, lo que produce una distorsión de la imagen observada y la disminución de la visión central.

Causas de la membrana epirretiniana

La membrana epirretiniana en la región macular es una patología que puede ser causada por varios factores, entre los que se encuentran los siguientes:

Factores de riesgo

La edad avanzada es el factor de riesgo más común para el desarrollo de la membrana epirretiniana. Además, las personas que han padecido cirugías oculares previas o que tienen antecedentes familiares de la enfermedad, tienen un mayor riesgo de desarrollarla.

Desprendimiento del vítreo

Cuando el gel vítreo al interior del ojo se desprende, puede provocar el desgaste de la retina y generar la membrana epirretiniana.

Inflamaciones intraoculares

Las inflamaciones intraoculares pueden conducir a la formación de la membrana epirretiniana, como es el caso de la uveítis, que es una inflamación que puede afectar la retina y producir esta enfermedad.

Cirugías oculares

Las cirugías oculares también pueden ser causa de esta patología, especialmente aquellas que implican la eliminación del cristalino, conocida como cirugía de cataratas, o la vitrectomía, una intervención quirúrgica utilizada para tratar problemas en la vítreoretina.

  • Evitar el estrés visual excesivo, especialmente en dispositivos como ordenadores y móviles, y en ambientes con poca luz.
  • Descansar la vista periódicamente durante el trabajo y realizar ejercicios oculares.
  • No fumar.
  • Mantener una dieta saludable y equilibrada. 
  • Se recomienda un examen oftalmológico completo cada 1-2 años.
  • Las personas mayores de 50 años deben realizarse un examen oftalmológico completo al menos una vez al año.
  • Las personas con antecedentes familiares de enfermedades oculares también deben realizarse revisiones periódicas.
  • Las personas con diabetes deben realizarse un examen oftalmológico completo al menos una vez al año debido al mayor riesgo de desarrollar enfermedades oculares.
  • Proteger los ojos de la exposición prolongada al sol mediante el uso de gafas de sol adecuadas.
  • Descansar los ojos regularmente durante largas exposiciones a la pantalla de un dispositivo electrónico.
  • Evitar frotar los ojos en exceso, ya que esto puede dañar la superficie de la retina.
  • Mantener una dieta equilibrada y saludable para prevenir enfermedades como la diabetes, lo que puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades oculares.
  • No fumar, ya que esto puede dañar los ojos y aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades oculares.