Search
Close this search box.
Search
Close this search box.
Fototerapia para la psoriasis

Fototerapia para psoriasis

La fototerapia es una técnica que usa la luz ultravioleta (UV) para frenar el crecimiento de nuevas células de piel.

En este caso, en la psoriasis es muy útil, ya que la psoriasis consiste en que las células de piel crezcan demasiado rápido y con esta técnica conseguimos retardarlo.

Hay dos tipos de terapia con luz ultravioleta (UV): la luz ultravioleta B y ultravioleta A.

Fototerapia con luz ultravioleta B

Con este tipo de ultravioleta, la técnica consiste en la exposición de la zona afectada al ultravioleta en un periodo de tiempo de entre 30 y 60 segundos.

Es decir, estas expuesto a la luz ultravioleta hasta que la piel se vuelve ligeramente rosada.

Tras esta exposición, cuando la piel ya no esta rosada, se aumenta el tiempo de exposición al ultravioleta B.

Esto se aplica durante varias veces a la semana, hasta que la psoriasis desaparece.

Además, hay dos formas de aplicar el ultravioleta B: con productos de alquitrán (terapia de Goeckerman) o con antralina aplicada a la piel (régimen de Ingram).

Tipos de fototerapia con luz ultravioleta B para psoriasis

Dentro de la técnica de fototerapia con luz ultravioleta B, podemos distinguir 2 tipos:

  • Fototerapia de banda estrecha: exponen solo a las longitudes de onda que funcionan para el tratamiento de la psoriasis
  • Fototerapia de banda ancha: Exponen a una amplia gama de longitudes de onda además de las que funcionan para el tratamiento de la psoriasis.

Fototerapia con luz ultravioleta A

Si comparamos esta técnica con la luz ultravioleta B, vemos que la luz ultravioleta A penetra más profundo en la piel que la luz ultravioleta B.

Cada sesión suele durar unos 20 minutos y se utiliza junto con psoralenos. Con ello conseguimos reducir el tiempo de tratamiento a tan solo 2 minutos.

Fototerapia con luz ultravioleta A y B

La fototerapia puede usarse sola o acompañada con medicamentos. Dependiendo de la fototerapia que sea tiene su utilidad, por ejemplo, la fototerapia ultravioleta B se emplea sola para el tratamiento de la psoriasis grave.

Normalmente, si se usan medicamentos para tratar la psoriasis junto con fototerapia, se toma el medicamento primero y después se realiza la fototerapia.

Estos medicamentos también pueden aplicarse en la piel, además de ingerirlo por vía oral o usarlo como sales de baño en el agua.

Después de esto, el paciente entra en una cabina para proceder a la fototerapia (exposición a la luz ultravioleta). A las terapias que combinan la fototerapia con los medicamentos se denominan poli terapias y pueden diferenciarse 3 más comunes:

  • Fototerapia con UVA y psoraleno: También denominada PUVA que mezcla la exposición a luz UVA y un medicamento (el psoraleno) que procede a hacer que la piel sea más sensible a la luz.
  • El régimen de Ingram: mezcla antralina, productos de alquitrán y fototerapia con luz UVB.
  • La terapia de Goeckerman: combinación de productos de alquitrán y fototerapia con luz UVB.

Las cabinas tienen varios diseños: Algunas tienen cierta similitud a una cabinas telefónicas antigua y se puede estar de pie en ellas y otras se parecen a camas de bronceado pudiendo acostarse durante la sesión.

La cabina informa de la cantidad total de luz a la que se expone, generalmente en el cuerpo entero. Aunque si solo afecta a una parte en concreto se dirige a la zona afectada.

Como protector, se debe usar gafas de sol y gafas de seguridad o un antifaz para evitar que esta luz ultravioleta entre en los ojos y provoque cataratas. Si el paciente es un hombre, también deberá protegerse los genitales para evitar un incremento en el riesgo de cáncer genital.