Search
Close this search box.
Search
Close this search box.
Conjuntivitis traumática

Conjuntivitis traumática

Una de las enfermedades más comunes dentro del mundo de la oftalmología es la conjuntivitis. Esta puede ser causada por múltiples orígenes diferentes (conjuntivitis bacteriana, conjuntivitis vírica, conjuntivitis traumática, etc). Uno de ellos desencadena en la conjuntivitis traumática o conjuntivitis por cuerpo extraño.

¿Qué es la conjuntivitis traumática?

La conjuntivitis traumática o por cuerpo extraño es un tipo de conjuntivitis provocada por la entrada en el ojo de un cuerpo extraño como puede ser polvo, arenilla, etc.  Los arañazos y traumatismos en la conjuntiva también pueden conducir a su infección.

En este grupo de conjuntivitis también situaríamos las conjuntivitis causadas por complicaciones provocadas por el uso de lentillas.

Causas de la conjuntivitis traumática

Las causas de éstas son múltiples y diferentes unas a otras:

Síntomas de la conjuntivitis traumática

Todas las conjuntivitis tienen ciertas características comunes como son:

  • Enrojecimiento o ojo rojo y secreción en uno o ambos ojos.
  • Difuso enrojecimiento alrededor del globo (Ojo rojo), incluida la parte inferior de los párpados superior e inferior
  • Adhesión de los párpados superior e inferior al despertar debido a las secreciones anteriormente mencionadas
  • Visión normal, siempre y cuando no se vea afectada la integridad de la córnea
  • Ausencia de otra patología (p. ej., un orzuelo, chalazión, pitiriasis, madarosis o blefaritis).

Si esta conjuntivitis fuera de un nivel alto de gravedad, puede afectar también a la córnea (queratitis o úlcera de córnea) o dar lugar a la transmisión de esta inflamación a la órbita ocular.

Los siguientes síntomas se encaminan a diagnósticos más graves, como queratitis o úlcera de córnea, iritis o glaucoma de cierre angular:

  • Cambios en la visión.
  • Rubor ciliar: enrojecimiento o ojo rojo con un patrón de inyección en el que es más pronunciado en un anillo alrededor del limbo esclero-corneal (el borde de la córnea y la esclerótica)
  • Fotofobia o sensibilidad a la luz
  • Sensación de arenilla o cuerpo extraño severo que impide que el paciente mantenga el ojo abierto, incluso llegando a veces al blefaroespasmo (cierre de la hendidura palpebral involuntario)
  • Opacidad corneal por edema o deterioro de la córnea
  • Dolor de cabeza severo con náuseas

Las características que hacen sospechar conjuntivitis irritante o traumática son:

  • La secreción es más moco que pus
  • Cuando ya hay antecedentes de ojo seco, exposición a un irritante, irrigación ocular después de una salpicadura química o un cuerpo extraño en el ojo.
  • La conjuntiva inferior se ve más afectada que la superior (lesión por salpicadura).

Normalmente, los síntomas de conjuntivitis irritante o traumática mejoran espontáneamente dentro de las 24 horas.

Tratamiento de la conjuntivitis traumática

El tratamiento pasa como la conjuntivitis bacteriana, con la salvedad de que primeramente hay que retirar el cuerpo extraño de la superficie ocular (córnea o conjuntiva) lo antes posible que es el agente que ha provocado la infección o reacción.