Search
Close this search box.
Search
Close this search box.
Blefaritis estafilocócica

Blefaritis estafilocócica

La blefaritis estafilocócica es una forma común de la blefaritis y es causada por la bacteria Staphylococcus aureus.

La blefaritis estafilocócica es una afección muy común que puede afectar a personas de todas las edades. Según estudios, se estima que alrededor del 30-40% de la población mundial padece de blefaritis en algún momento de sus vidas. Aunque la blefaritis estafilocócica es más común en adultos mayores, puede afectar a personas de todas las edades, incluyendo niños.

¿Qué es la blefaritis estafilocócica?

La blefaritis estafilocócica es una inflamación de los párpados que es causada por una infección bacteriana con la bacteria Staphylococcus aureus. Esta bacteria es comúnmente encontrada en la piel y en la nariz de las personas y puede infectar los párpados a través de la transferencia de bacterias de las manos o de objetos contaminados.

La blefaritis estafilocócica puede ser una afección crónica, lo que significa que puede durar mucho tiempo y puede ser difícil de tratar. Los síntomas pueden incluir enrojecimiento de los párpados, picazón, hinchazón y formación de costras en los bordes de los párpados.

¿Cuáles son los síntomas de la blefaritis estafilocócica?

Los síntomas pueden variar según la gravedad de la infección y la respuesta del cuerpo a la misma. A continuación, describo los síntomas más comunes de la blefaritis estafilocócica:

  1. Picazón y ardor en los párpados: Uno de los síntomas más comunes de la blefaritis estafilocócica es una sensación de picazón y ardor en los párpados, especialmente en el borde de los mismos. Esto puede ser causado por la presencia de bacterias que irritan la piel y las glándulas sebáceas en los párpados.
  2. Enrojecimiento e inflamación: La inflamación de los párpados puede ser bastante evidente en la blefaritis estafilocócica. Los párpados pueden aparecer enrojecidos e hinchados, y pueden sentirse calientes al tacto. Esto es un signo de inflamación y puede ser doloroso.
  3. Costras y escamas en los párpados: La presencia de costras y escamas en los párpados es otro síntoma común de la blefaritis estafilocócica. Estas costras y escamas pueden aparecer en el borde de los párpados, en la base de las pestañas, y pueden ser blancas o amarillas. También pueden causar picazón y ardor.
  4. Pestañas pegajosas o pegadas: En casos más graves de blefaritis estafilocócica, las pestañas pueden pegarse entre sí y sentirse pegajosas al tacto. Esto se debe a la acumulación de sebo y bacterias en la base de las pestañas, lo que puede hacer que las pestañas se peguen.
  5. Sensibilidad a la luz: En algunos casos, la blefaritis estafilocócica puede causar sensibilidad a la luz, lo que se conoce como fotofobia. Esto puede ser causado por la inflamación en los párpados que afecta los nervios que controlan la respuesta a la luz

¿Cuáles son las causas de la blefaritis estafilocócica?

La blefaritis estafilocócica es causada por una infección bacteriana con la bacteria Staphylococcus aureus.

Esta bacteria, también conocida como «staph», es una bacteria común que se encuentra en la piel y las fosas nasales de muchas personas sanas. Aunque generalmente es inofensiva, en algunas personas puede causar infecciones graves, especialmente si entra en el torrente sanguíneo o afecta a personas con sistemas inmunitarios debilitados.

También puede infectar los párpados a través de la transferencia de bacterias de las manos o de objetos contaminados. La blefaritis también puede ser causada por otros factores, como la rosácea, la dermatitis seborreica o la disfunción de las glándulas de Meibomio.

¿Cómo se trata la blefaritis estafilocócica?

El tratamiento de la blefaritis estafilocócica puede incluir la aplicación de compresas calientes en los párpados para reducir la inflamación y eliminar las costras.

También puede ser necesario limpiar los párpados con una solución salina o con un champú especial para los ojos para eliminar las bacterias. En algunos casos, puede ser necesario usar antibióticos tópicos o sistémicos para tratar la infección